domingo, 20 de noviembre de 2016

Se hace tarde en cada paso que doy sola. Se hace tarde cuando me lastimas. Se hace tarde y es como si viera que oscurece. Pero sin ver el reloj.

Extraño tu calor. Extraño demasiado tu calor. Extraño tanto tu calor, que ahora me desarmo en mi propio frio. Me desarmo congelada. Con el cuerpo inmóvil desde que te fuiste. Quedándome aca. Olvidandome como moverme. Extrañando tu mirada. Tus palabras. Y mi sonrisa sincera.

Que se desarme.
Que se desarme esa pared gigante que te construiste.
Que te deje desprotegido.
Y que recién ahí lo entiendas
Que recién ahí lo puedas ver.
Que recién ahi lo sufras y aprendas.
Que nada vale tanto para este despojo de emociones que planteaste.
Que no hay nada que se compare con no tener tu risa para mi.
Que no van a haber pies mas firmes en tu vida que los míos. Y que si saben correr corazón.
Saben marcharse y mirarte desde lejos.
Y saben escribir de vos. De lo que fuiste y de lo que no quisiste ser.
Ojala que lo entiendas.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Tal vez es como este pasillo. Tal vez y solo tal vez, estemos atravesando ese fragmento oscuro. Y solo tengamos que dar unos pasos más para llegar a la luz.

Solo puedo pedirte que me esperes del otro lado de la nube negra.

lunes, 31 de octubre de 2016

Me gustaria poder decirte que va a estar todo bien. Como quien tiene la seguridad de que va a llover. Me gustaría poder saberlo.
Pero no lo hago. Y cada paso que doy, lo hago en un campo en el que desconozco las direcciones.
Perdoname.

lunes, 2 de junio de 2014

Habían muchas cosas abarrotadas en aquella habitación. Tanto desorden que no cabía una pestaña. Vos dormías. Y yo te miraba hacerlo en silencio.
No había nadie allí.
Nadie para contarle la fortuna de que eso esté sucediendo.
Nadie para decirle cuan feliz era.
Nadie para mencionarle lo grata que era tu existencia para mi existencia.
No había nadie.
Estabas vos.
Y estaba yo.
Y yo escuchaba tu respiración...
Como quien escucha al mar por primera vez.

sábado, 10 de mayo de 2014

Te quise con toda mi alma.
Me jugué todo lo que tenía por vos.
Siempre vivimos con locura.
Hice todo lo que sentí al lado tuyo.
Me hiciste muy bien.

Pero yo no quise lastimarte.
No quise romperte.
No quise herirte.